En honor a Tocando el vacío

Recuerdo la tarde lluviosa, hace años, en que vi la película Tocando el vacío, como parte de mis esporádicos ataques de amor por el cine de montaña, especialmente el que narra hazañas de supervivencia que exceden la imaginación del novelista. Situaciones en las que el ser humano se acerca a su límite, lo supera, y va más allá. Y recuerdo que Tocando el vacío me sobrecogió.

18365751.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Sigue leyendo

Anuncios

La vejez y la muerte (II): la anciana.

Mientras cocinamos en su cocina, la miro de reojo sin que se dé cuenta, la miro mirar el televisor sorprendentemente situado a unos cinco metros, al final de la sala oscura. En la cabecera de la mesa, junto a sus brazos, una copa de champán llena de vino tinto barato, una mascarilla de oxígeno, un pastillero de plástico, el mando del televisor. Cambia de canal constantemente, insatisfecha, ida. Su casa es un collage: suelo de cemento, una Sigue leyendo

La vejez y la muerte (I): el anciano

El anciano es parco en palabras, nunca una de más, una que sobre, y siempre monosílabos. Dice tener 79 años, entre caladas a su pitillo y vaharadas de humo que le envuelven la cabeza. Sale a caminar por las mañanas por el centro de Bariloche, luego agarra el auto. No le importa nada, no le teme a nada, ni asaltos ni malas experiencias, nos ve en el arcén y nos sube. Fuma pitillo tras pitillo, el humo inunda el interior del Sigue leyendo