otras perlas desde 2666

En un aullido previo, ya incluía una perla de Bolaño en 2666. Incluyo aquí todas las demás, que no son pocas, pero que podrían parecerlo viendo las 1119 páginas de la obra…

“El cielo era una manta tapada por una manta que a su vez tapaba otra manta aún más gruesa y húmeda”.

“Uno ve algo hermoso y no da crédito a sus ojos. Te cuentan algo sobre… la belleza natural de Islandia…, gente bañándose en aguas termales, entre géiseres, en realidad tú ya lo has visto en fotos, pero igual dices que no te lo puedes creer… Aunque evidentemente lo crees… Exagerar es una forma de admirar cortésmente… Das el pie para que tu interlocutor diga: es verdad… Y entonces dices: es increíble. Primero no lo puedes creer y luego te parece increíble.”

“Qué triste paradoja, pensó Amalfitano. Ya ni los farmacéuticos ilustrados se atreven con las grandes obras, imperfectas, torrenciales, las que abren camino en lo desconocido. Escogen los ejercicios perfectos de los grandes maestros. O lo que es lo mismo: quieren ver a los grandes maestros en sesiones de esgrima de entrenamiento, pero no quieren saber nada de los combates de verdad, en donde los grandes maestros luchan contra aquello, ese aquello que nos atemoriza a todos, ese aquello que acoquina y encacha, y hay sangre y heridas mortales y fetidez.”

“Ésta es la ecuación: oferta + demanda + magia.”

“Las metáforas son nuestra manera de perdernos en las apariencias o de quedarnos inmóviles en el mar de las apariencias. En este sentido una metáfora es como un salvavidas.”

“Cada cien metros el mundo cambia, decía Florita Almada. Eso de que hay lugares que son iguales a otros es mentira. El mundo es como un temblor.”

“Si es que es posible transmitir lo que se siente cuando cae la noche y salen las estrellas y uno está solo en la inmensidad, y las verdades de la vida (de la vida nocturna) empiezan a desfilar una a una, como desvanecidas o como si el que está a la intemperie se fuera a desvanecer o como si una enfermedad desconocida circulara por la sangre y nosotros no nos diéramos cuenta”.

“A veces, […], contemplaba a su mujer y tenía la vaga impresión de que no la conocía. Pero la conocía, sobre eso no tenía la menor duda”.

“[…] y vio lo de siempre, tipos hieráticos con las caras iluminadas por el resplandor del video porno.”

“Un padre, dijo, es una galería sumida en la más profunda oscuridad, en la que caminamos a ciegas buscando la puerta de salida.”

“La gente sana rehúye el trato con la gente enferma. […]. Los enfermos, por lo demás, siempre son más interesantes que los sanos. Las palabras de los enfermos, […], siempre son más importantes que las palabras de los sanos.”

“[…]: fantástico, fantástico, la espada del destino le corta una vez más la cabeza a la hidra del azar.”

“Es decir, su miedo era el miedo que sufren la mayor parte de aquellos ciudadanos que un buen (o mal) día deciden convertir el ejercicio de las letras y, sobre todo, el ejercicio de la ficción en parte integrante de sus vidas. Miedo a ser malos. También, miedo a no ser reconocidos. Pero, sobre todo, miedo a ser malos. Miedo a que sus esfuerzos y afanes caigan en el olvido. Miedo a la pisada que no deja huella. Miedo a los elementos del azar y de la naturaleza que borran las huellas poco profundas. […]. Miedo a no ser apreciados. Miedo al fracaso y al ridículo. Pero sobre todo miedo a ser malos.”

“En otra, se pregunta qué quedará cuando el universo muera y el tiempo y el espacio mueran con él. Cero, nada. Esta idea, sin embargo, le da risa. […]. Detrás de toda respuesta inapelable se esconde una pregunta aún más compleja. […]. Sólo en el desorden somos concebibles.”

“La enfermedad, por otra parte, había agudizado la apetencia sexual de Ingeborg.”

“Para mí, como usted comprenderá, la pureza y la voluntad son puro mariconeo.”

“[…], pues es bien sabido que a menudo los amantes adoptaban los gestos del otro, generalmente las sonrisas, las opiniones, los puntos de vista, en fin, la parafernalia superficial que todo ser humano está obligado a cargar hasta su muerte, como la piedra de Sísifo.”

“En este instante, le dijo a Ingeborg a Archimboldi, comprendí que la música podía estar en cualquier cosa.”

“2666 es el centro oculto”.

***

“La vida es básicamente un misterio”.

Anuncios

Un comentario en “otras perlas desde 2666

  1. Pingback: Un año de libros | aullando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s