la niebla

DSC_6237

A veces caemos en la niebla. Se nos hace de noche. No hay nada peor que estar perdido y solo, y observar cómo el mundo se sigue moviendo mientras te apoyas en el alféizar de la ventana y miras la vida pasar.

No hay manual para salir de la niebla. Como el laberinto del Minotauro, cuando estás dentro de ella no queda otra que ofrecer algo en sacrificio para poder salir. Solamente tras la ofrenda, la niebla se disipa y vuelve la luz del día.

En eso estamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s