Sentimientos (serie Dépor)

Hay algo pueril en el deporte, las cosas como son. En general, hombres que corren detrás de una pelota, escenificación moderna y suavizada de las guerras y batallas de tiempos pretéritos: pura violencia y agresividad, testosterona a raudales.

Quizá por eso se dice que el deporte es poco literario, aunque grandes escritores hayan escrito al respecto, como Sartre, Benedetti, Oscar Wilde, Hornby, Orwell, Galeano o el beatificado Borges. Que el fútbol es poco literario es algo que siempre he oído, y muchos se lo creen, yo el primero hasta no hace tanto. En la pretensión de ser escritor, uno pasa por muchas fases, y en algún momento se adquiere una seriedad que parece intrínseca a la profesión. Se escribe de cosas serias, supongo que en parte porque escribir comedias es una tarea ardua. En todo caso, a mí se me cayó la seriedad hace tiempo.

Y una noche, mientras caminaba con mi compañera por la zona vieja de A Coruña, y por algún motivo, probablemente que ella es muy poco futbolera, le empecé a relatar mi relación con el Deportivo de La Coruña desde los albores de la infancia. Pretendía, en parte, hacerla sentir lo que yo siento al decir que soy el Dépor y vibrar con los goles en el estadio o en un bar o en casa. En realidad, no tiene nada que ver con ser del Deportivo (lo mismo se podría decir de cualquier otro equipo), más bien se trata de un sentimiento que está prendido a mi espíritu desde la infancia, y que como tal sigue conmigo con una pasión mucho más comedida que antaño, cuando podía discutir intensamente con cualquiera que osase despreciar el talento de mi equipo (hecho que ocurría con frecuencia porque, para más inri, soy de un pueblo de Pontevedra).

¿Se puede explicar ese sentimiento a alguien que no lo tiene?, recuerdo que pensé. Para darme cuenta de que eso es precisamente lo que hacemos los escritores todo el tiempo, intentar transmitir una historia, unas emociones, unos sentimientos. No existen cosas aliterarias. La vida al completo es pura literatura, y todo se puede literalizar con mayor o menor fortuna. Así que tras contarle a ella toda mi vida enlazada con el Dépor, me decidí a ponerlo por escrito y jugar a ser poco serio.

Esto no va de deporte, va de Sentimientos.

A partir de la semana que viene, en cuatro entradas, iré desgranando mi historia con el Dépor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s