Un pueblo vacío (fotos nocturnas de Caldas de Reis)

/versión bilingüe/

Hay algo inherentemente mágico en el vacío que se genera en los pueblos y ciudades (pero sobre todo en los pueblos), cuando todo el mundo se recoge en su hogar y las calles se quedan solas. De pronto, puede escucharse el rumor del río, el temblor de las hojas en los árboles, el silbido de la brisa, el movimiento del polvo en el aire, incluso los pasos de un gato al cruzar una calle.

Y el paseante solitario de madrugada se convierte en un fantasma de fortuna.

Caldas pola noite (proba 1) 08

Hace dos noches, salí a pasear mi pueblo (Caldas de Reis), y las calles me resultaron completamente nuevas, con una luz diferente. La ausencia corría por todas partes, dueña del mundo, y entre coches aparcados, callejuelas, paseos, me iba moviendo consciente de que incluso el clic de mi cámara llamaba la atención de esos seres que habitan la noche. Algunos en la superficie del río, otros colgados en los edificios, otros entre las ramas de las palmeras, otros dentro de los contenedores de basura. En cierto modo, un espectáculo espeluznante. Desde otro punto de vista, un puro asombro.

Y las fotos son inexacto reflejo de la magia que a esas horas corría por el aire.

Caldas pola noite (proba 1) 19

El resto de las fotos puedes verlas aquí

 

Hai algo intrinsecamente máxico no baleiro que se xera nos pobos e nas cidades (pero sobre todo nos pobos), cando todo o mundo se recolle nos seus fogares e as rúas quedan soas. De súpeto, pódese escoitar o rumor do río, o tremer das follas nas árbores, o asubío da brisa, o movemento do po no aire, incluso os pasiños dun gato ao cruzar unha rúa.

E o paseante solitario na madrugada convértese nunha pantasma de fortuna.

 

Fai dúas noites, saín a pasar o meu pobo (Caldas de Reis), e as rúas semellaron completamente novas, cunha luz diferente. A ausencia corría por todas partes, dona do mundo, e entre coches aparcados, ruelas, paseos, íame movendo sabedor de que inclusive o clic da miña cámara chamaba a atención deses seres que habitan a noite. Algúns na superficie do río, outros colgados nos edificios, outros entre as ramas das palmeiras, outros dende o interior dos contedores de lixo. En certo modo, un espectáculo aterrador. Desde outro punto de vista, puro asombro.

E as fotos son un reflexo inexacto da maxia que nesas horas corría polo aire.

O resto das fotos podes velas aquí

Anuncios

2 comentarios en “Un pueblo vacío (fotos nocturnas de Caldas de Reis)

  1. Pingback: Lo más y lo menos (leído) de 2016: 6º | aullando

  2. Pingback: Serie PERSONAJES: Mario | susurrando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s