actos de juventud

Phototastic-02_02_2016_d825f31e-1b8e-48ef-a94a-57c4e629e1c0

Año 2000. Mi yo adolescente de 16 años termina de leer el tercer volumen de El Señor de los Anillos, lectura juvenil por excelencia. El libro no me pertenece, lo he tomado prestado en la biblioteca del pueblo. Siendo el tercero, y vagamente impresionado por la magnitud de la historia, decido retratar el momento arrancando la última hoja del libro, esa en la que se indica dónde y por quién fue impreso, y llevármela a casa. Una vez allí, escribo algo en su envés (Gran Libro, mis iniciales, y una fecha casi incomprensible). Y la guardo, consciente del delito.

Año 2016. Mi yo actual (digamos, más o menos), descubre esa misma hoja, amarilla y doblada en el interior de otro libro (de ornitología), y la explora con nostalgia de aquella falsa rebeldía que llevó a su yo de dieciséis a arrancarla. De la admiración por el libro de Tolkien, poco queda, hoy día cree que parte de la fascinación por la Tierra Media se debe a la adolescencia. Sumido en lecturas mayores, observa la hoja como quien mira su propia inocencia perdida. Y se pregunta si ese tercer volumen sigue en la biblioteca y, sobre todo, si alguien se ha dado cuenta, en todos esos años, de que le falta una hoja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s