voces lúcidas

Henry David Thoreau murió en 1862, pero sus palabras resuenan como si las hubiese escrito hoy por la mañana, tras observar el esperpento en periódicos y televisiones.

“¿No es posible que un individuo tenga razón y un Gobierno no? ¿Deben acatarse las leyes simplemente porque se han promulgado? ¿O por que unos cuantos dicen que son buenas aunque no lo sean?”

Lo que Thoreau sigue preguntándonos, a través del abismo del tiempo, es: ¿debemos desobedecer? ¿Qué pensáis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s