15 de diciembre; PEDROUZO – COMPOSTELA

ETAPA ANTERIOR

Senda Estelar 527

La esperanza es el sueño del hombre despierto. Aristóteles.

 

Negarse a narrar finales.

Llegamos a Compostela. Las calles no son las mismas porque ya no son mías. Meruxa.

Hace un año desde la última vez que besé este campo de estrellas, mi mirada ha cambiado. La ciudad luce vacía y triste, un animal descompuesto y que mira de reojo con la mirada agonizante.

La lluvia me sienta bien en la cara.

Por un momento, tengo la impresión de que el 2014 no ha existido, y que solamente fue una de esas fantasías irreales que se tienen en la adolescencia.

En el Obradoiro las dos torres de la catedral están cubiertas de andamios y pancartas de publicidad, exabrupto del hoy. Nos hacemos unas fotos disimulando una alegría que sentimos únicamente por momentos, como la caricia de las olas y la marea en la lengua de arena de una playa infinita, la doce. En la senda se vive bien, tan bien que ni siquiera creo que hayamos sido conscientes de ello en ningún momento.

Siento que necesito algo más. Un poquito más de esta cosa dulce-amarga.

Cierro los ojos un instante y trato de convencerme de que esto no ha sido más que la primera etapa de un camino mayor. A lo lejos, al abrir de nuevo los ojos, veo la silueta de mi hermano acercándose al centro de la plaza.

En el cielo, las estrellas invisibles señalando un camino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s