eume

En tiempos de últimas funciones, de nuevas ecuaciones y de pasos quién sabe si aún perdidos, qué agradable caminar. Encontrar esa paz que esconden los montañeros. La paz del no-pensar, la de dejar que la cabeza se hunda y los sentidos se concentren en el camino. Siempre en el camino. Desaparecen las marionetas en el aire, las maletas y las listas y también incluso el rastro de una pluma, el pasaporte, las matemáticas aplicadas, las lágrimas o agotadoras despedidas. Solamente queda el camino, en forma de intensa y eterna y selvática arboleda, que lo cubre todo, incluso a ese río por momentos tranquilo por momentos presuroso, de tonos turquesa y aires medio caribeños medio atlánticos; el río y el aire caliente, y la luz pálida, y los gritos y risas de los niños que por sí mismos viven ya en el camino, el sonido de su energía, cinética humana.

En tiempos de últimas funciones, el teatro de la naturaleza siempre nos ofrece la obra definitiva. Y la posibilidad de la paz:

eume 11

La paz es siempre hermosa (Walt Whitman)

Puedes ver el resto de fotos das Fragas do Eume en el álbum de Flickr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s