Despedirse

Me gustaría conseguir una despedida a lo Vila-Matas: usando citas (y bien usadas). Pero aunque es cierto que todos los creadores imitamos lo creado previamente, con ciertas dosis de nuestra esencia, mi estilo no me deja fundamentar un texto únicamente con citas de otros. Así que entré en páginas de citas (no pensar mal) dispuesto a todo, pero no me convencieron ni las de Kafka ni las de Sabina ni las de Dickens ni las de Rosalía de Castro ni las de Silvio Rodríguez ni las de Gibran ni las de Bernard Shaw ni siquiera las de Fraga Iribarne (Todo se va, todo cae, todo fina).

No, no es mi estilo.

***

Las cosas claras: a una buena parte de mi mente poliédrica le gustaría subirse al avión de Vueling y, mirando hacia El Prat, hacerle una gran peineta a España (a la que seguro se sumarían muchos independentistas, así, por aprovechar). Un corte de mangas épico, inútil y absolutamente colmado de bilis. La parte buena es que, a mis 32 añazos, tanto yoga y meditación y budismo me han ayudado a sublimar esas emociones (a veces), a dejar ir las ansias de venganza, a cortar la ira, a disolver el resentimiento. Las emociones tienen una naturaleza pasajera que conviene no extender caminando en círculos.

Así que intentaré subirme al avión con otra actitud.

Usando, por ejemplo, el sarcasmo del Enterlude de The Killers, una melodía sencilla que, no sé por qué, me encanta.

We hope you enjoy your stay
It’s good to have you with us
Even if it’s just for the day

We hope you enjoy your stay
Outside the sun is shining
It seems like heaven ain’t far away

It’s good to have you with us
Even if it’s just for the day

No me digáis que la letra no es enorme.

***

Quizá, también, con algo de paz, porque la paz, como decía Whitman, siempre es buena. Para paz, la que me da esta bella canción sin letra incluida en la inconmensurable Lost in Translation. Si a Scarlett le sirvió para relajarse con un poquito del arte floral japonés (ikebana), ¿por qué no iba a servirme a mí para relajarme antes de volar a Islandia?

 

Pelín de sarcasmo, también algo de paz. Vendría bien, además, algo que atenúe la nostalgia y machaque al chovinismo ese que nos entra y al que, a veces, llamamos equivocadamente morriña. Experimentar el presente como la única realidad que poseemos. Para esto, nada mejor que el No soy de aquí ni soy de allá del inmortal Facundo Cabral.

 

Sarcasmo + paz + matanostalgias. ¿Me falta algo? Respuesta obvia para el viajero que soy: la alegría; que destroza esa filosofía culturalmente impuesta de esperar siempre lo peor, de que el tiempo significa decaimiento. La tierra con la que te entierran es un sustrato que usar para escalar, para trepar a otra parte. Así que para sumar la alegría a esa ecuación musical de despedida: Always look on the bright side of life, de La Vida de Brian.

 

Y, ahora sí, Se chove, que chova.

Anuncios

2 comentarios en “Despedirse

  1. Pingback: Las estadísticas de Aullando (abril 2016) | aullando

  2. Pingback: Lo más y lo menos (leído) de 2016: 8º | aullando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s