Cuentos leves – II

2

A veces me pregunto: ¿y si todas fuesen la misma noche?

Vuelvo a casa y veo las hojas caídas, no puedo dejar de pensar en ello. ¿Y si todas las noches son la misma noche? ¿Y si todas las cervezas son la misma? ¿Y si no existe más que una única boca, un corazón unificado, la vagina definitiva y global? ¿Y si cada momento es un eterno retorno dentro de un eterno retorno aún mayor?

Mis pensamientos vagan en círculos, como mis pasos. Ya no identifico a las personas, son todas la misma. Ni tampoco los pisos. ¿Cuál es el mío? 3º B, 6ºA, 2 Der, Entr. B. ¿Y la calle? ¿Todos los pisos son el piso? Espera, creo que ya no tengo un piso aquí. ¿Quizá nunca lo tuve?

Me siento bajo la sombra de la camelia, buscando un pitillo, pero no tengo. También me apetece un trago, pero ya estoy borracho.

 

Lee los demás Cuentos leves aquí.

Anuncios

2 comentarios en “Cuentos leves – II

  1. Pingback: Las estadísticas de Aullando (mayo 2016) | aullando

  2. Pingback: Lo más y lo menos (leído) de 2016: 15º | aullando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s