Cuentos leves – X

10

Han pasado tantos años, y de pronto vuelvo a encontrarme con este viejo atlas, las hojas amarillentas. Contemplo Escandinavia y en una esquinita, la Islandia de mi juventud, y viene a mí el recuerdo de aquel momento que nos cambió la vida sin que lo supiéramos, cuando un amigo catalán nos llamó para que fuésemos a trabajar con él y con su esposa a los fiordos del oeste. No recuerdo exactamente por qué recelamos. Morriña, pereza, quién sabe. La cosa es que aquella decisión de no viajar al norte fue el principio de una racha deplorable que aún me estremece, una crisis crepuscular en toda regla de la que nunca llegamos a recuperarnos y que fue la que acabó con nosotros. Ahora observo la caprichosa figura de la isla, y pienso en lo curioso que es ver cómo nos afectan las decisiones, cómo nos cambian y trastocan llevándonos de un lado para otro, papeles arrastrados por el viento. Ni siquiera ahora estoy muy seguro de si tenemos alguna capacidad de decisión sobre nuestras propias vidas, o si por el contrario está todo escrito y no somos más que actores inconscientes de su condición.

 

Lee los demás Cuentos leves aquí.

Anuncios

Un comentario en “Cuentos leves – X

  1. Pingback: aullando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s