Cuentos leves – XX

20

Ramiro es un auténtico idiota, por no decir otra cosa. Ya sé que mi portátil es viejo y está sucio de narices, pero a mí ya me parecía que las teclas no se podían quitar y volver a poner en su lugar como si nada. Pero él insistió, siempre se las da de yo-todo-lo-sé, dijo que había tenido un portátil parecido y que no había problema, así que ni corto ni perezoso, se vino con unas pinzas que usaba para quitarse los pelos de la nariz y se puso a fozar hasta que consiguió extraer la tecla, con un crujido que ya me sonaba realmente mal. Aún tuvo el valor de decirme, ¿Ves cómo se podía? Limpió con una toallita la porquería acumulada debajo de la tecla S, y a continuación trató de colocar la pieza infructuosamente. Los dos nos quedamos callados un momento. Es que esa es otra. Aunque según él nunca la caga, incluso cuando lo hace no lo admitiría jamás. Solamente se queda calladito como una puta, como si el universo hubiese conspirado contra él. Después de un largo minuto, encontró una excusa tan barata que ni siquiera llegué a escucharla, y me dejó allí con el teclado inútil. Porque, claro, no podía haberlo intentado con la W o la Ç, claro que no. Empezó por la S.

De Subnormal.

 

Lee los demás Cuentos leves aquí.

Anuncios

2 comentarios en “Cuentos leves – XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s