Pegarle un tiro

miles-ahead

… no a matar. Sólo un susto. Que la bala le roce, lo suficiente para que vea la muerte de cerca. Eso es.

En Miles Ahead, por otro lado un buen biopic sobre el torturado trompetista, hay una escena en la que Miles David, asediado por un atrevido periodista de la Rolling Stone (que a la postre se convertirá en su compañero de desventuras), entra en los estudios de Columbia exigiendo explicaciones. El responsable intenta llamarle a la calma, especialmente porque Miles carga con una pistola, y a la que parece que el artista se está tranquilizando, el típico listillo, chupatintas, el contable, lo que sea, le dice que, le guste o no, legalmente “poseen” su música. Y es entonces cuando se desata la tormenta y Miles le dispara.

… no a matar. Sólo un susto. Que la bala le roce, lo suficiente para que vea la muerte de cerca.

La escena me recuerda a cómo se organiza el sistema alrededor de las artes. El modo en que algunos individuos creen poseer lo que alguien ha creado, y creen tener derecho a recibir muchos más beneficios que los propios creadores. Un menosprecio constante, admitido y que no tiene miras de ser solucionado. Aun cuando sin el creador, el resto del sistema no existiría.

Y ese es el mundo al cual, quizá, debiéramos pegarle un tiro (al menos, figuradamente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s