De Sugar Land a Sugar man

No hay elección en que Facebook me plante delante su publicidad de mierda. Esta vez, es ropa, y pico sin querer, como mero acto reflejo (lo juro), mientras miro con gesto escéptico una sudadera estilo Assassin. La propia página me indica sin que se lo solicite que hay alguien en un lugar llamado Sugar Land que acaba de comprarse uno, y atónito, entro en Google Maps para ver dónde se localiza un pueblo de nombre tan azucarado. Resulta estar en los diabéticos Estados Unidos, concretamente en Texas. Al pasar a Images, me encuentro con la imagen de un ayuntamiento color teja, también de una placita bastantebonita, la verdad, para ser Estados Unidos, o para ser el Estados Unidos que me imagino yo, que jamás he estado allí. También un campo de béisbol, y en mi búsqueda sin objetivo, puro voyeurismo, acabo por encontrarme con una estatua de bronce que representa, al parecer, a un músico de country, anónimo y atado a su guitarra. El cual, en combinación con el nombre del pueblo, Sugar Land, me recuerda, tonterías de la vida, al Sugar Man que hace unos años descubrí gracias a un documental homónimo. Trataba la figura de un músico, Sixto Rodríguez, desconocido en los USA, pero famoso en lugares tan recónditos como Sudáfrica o Australia. Qué bizarro es el siglo XX y su exabrupto, el XXI. Os dejo con Sugar Man, enarbolando la bandera de que la publicidad de Facebook sirve para algo, especialmente a distraídas mentes poligonales como la mía, para la cual internet y sus miserias, son cocaína pura. Y, ah, nos vemos en Sugar Land.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s