Dos poemillas salvajes

la maga de la mañana

la mañana de los mundos

en tu boca, el amanecer

en esa canción, el mar

 

 

***

 

rojo sobre rojo

no se puede leer

la maravilla de

ver que las sangres se cubren

unas a otras

y que ahí mi melancolía

naufraga

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s