Para lo que nos queda en el convento

Para lo que nos queda en el convento

quién querría mantener sus rutinas

me quiero errático

yendo y viniendo como una de esas hojas de otoño

que suben y bajan acariñadas por el viento

Para lo que nos queda en el convento

quién querría mantenerse indiferente

me quiero viviendo y sintiendo

yendo y viniendo como las mareas del gran azul

que mecen a las algas y las medusas

 

Para lo que nos queda en el convento

quién querría no ser hipnotizado

me quiero abraiado

yendo y viniendo del suelo a las estrellas, de las estrellas al sol

ese evanescente crepitar cósmico

 

Para lo que nos queda en el convento

quién querría sumirse en esa masa informe, tediosa

me quiero oveja negra

yendo y viniendo allí donde nadie más se atreve

esa cabra temeraria que se asoma al abismo y se le ríe en la cara

 

Para lo que nos queda en el convento

quién querría números en su cuenta corriente

me quiero sin blanca y quemándolo todo

yendo y viniendo en el aire, como un águila

como Vilas en Biarritz, él pobre, los surfistas

 

Para lo que nos queda en el convento

quién querría no querer

me quiero amando

yendo y viniendo…

como quien se mueve sobre la arena caliente de una playa vacía

Anuncios

Un comentario en “Para lo que nos queda en el convento

  1. Pingback: Para lo que nos queda en el convento – uxiogeno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s