Bares

KEX

Akranes el viento en las banderas

la ría de Reykjavík en tu pelo

recortes sobre el horizonte

mirá esa gaviota persecutoria

(¿o quizá es un cóndor?)

Polvo anidado en un cristal

y en tus ojos, la luz

esa luz mi luz tu luz

reflejo de…

Sobre la mesa

cervezas cosidas

esa vela que se agita

sin apagarse

que se agita

pero no se apaga

es una llamita que crece

y las sombras

que se escurren

Nos sorbemos

intuyendo el sol

tras las nubes

presintiendo el calor

Oportuno, todo esto,

muy oportuno

todo todo

VÍNYL

Radiación

en una tarde-estruendo de viento

siempre el viento en esta ciudad

que como un fantasma occidental, sopla

Nosotros colgamos

como los jardines de Babilonia

entre la espuma de las olas extraviadas

Julio Iglesias en nuestros labios

y también en los labios de esa negra que nos sirve

sonriendo,

si es que se nota la radiación

si es que se nota la radiación

si es que se nota la radiación

emana de nuestros pasos gemelos

de los hombros y las clavículas

de las especias orientales y el tomate seco

del chai

de la ropa de segunda mano de tiendas vacías

de la manera que sonríes si miro

(y también si no miro)

de la sintonía, Sudurland

es una tarde-estruendo de viento

en la que volamos

ignorando desniveles y obstáculos

murallas trabas estorbos

mierda impuesta y autoimpuesta

así que volamos

libres

Qué manera de brillar

LOFT

En tus manos, siempre un desastre

un desastre animal

(de gacela, de loba, de águila)

Dicen que la verdadera obra permanece en la paleta

que la verdadera obra se queda

en las manos sucias de un niño

en su gesto concentrado

salpicaduras de vida en toda esta extraña

(y nueva) habitación

no existe más que este lienzo

ni nada más que pintar

que el lienzo, la vida

pero eso ya lo sabías,

¿no?

En mis manos, siempre un desastre

la cerveza derramada

las cascadas perdidas o arruinadas

Camino descalzo por este suelo

(otra vez descalzo)

colmado de posibilidades

y siento las almas abrazadas

las postales escritas

las burbujas que estallan

sobrepasadas

Si tú me dices ven…

pero…

ahora respiro el aire

de este mundo

dejando que el sol

con sus manos

roce mi auténtica piel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s