Vuelas

Vuelas

triángulo el golfo de Vizcaya

el monstruo devora kilómetros

vas dormida

porque estás dormida, ¿no es cierto?

Tan arriba,

yo espero

no como Giroux

el pobre no era un buscador

sino un penitente

Para mí

que olvidé resignaciones

y decepciones

no me interesa nada más

que cruzar mis pestañas con las tuyas

como si de una cremallera se tratase

la cuerda frotada

mi voz susurrada

Sudamérica y la nieve

el tango y mi mejilla

apoyada en tu vientre

 

(escucho algo

escucho latidos)

 

El monstruo devora kilómetros

y tú sumida en un sueño tranquilo

la boquita entreabierta

mientras yo pienso en mis picores

los que alimentaré mañana

y después de mañana

observando el espíritu perdido

de la vespa de Cortázar

procurando pensar poco

y sentir mucho

como clamaba aquel chileno

Láncense a los caminos, amigos

porque hay pasos en ellos

y en los pasos

todo el mundo sabe o debería saber

está la vida

desafiándonos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s