Historias de una válvula: La fantasía mórbida

¿Y si…?

Mi mente abriga desde hace años fantasías mórbidas que se repiten una y otra vez. Como el ciclo de las estaciones, el día y la noche, etc. Muchas consisten en que me revienta el corazón, literalmente. Mientras corro, mientras follo, mientras leo; o, la peor de todas, mientras duermo. Además de una imposibilidad clínica, que el corazón mi corazón falle es una posibilidad remota y aun así aterradora. Pero hay más: la imagen mental de una de las aletas de la válvula mitral inflada e infectada; la operación quirúrgica de sustitución de la válvula por un sucedáneo de polímero; un infarto brutal, doloroso y fulminante, pero no suficientemente rápido; la asfixia de un corazón que no bombea. Mis fantasías mórbidas recorren los circuitos neuronales que exploran imaginados dramas, tragedias y desastres, que en parte quizá son también los que empujan a la creación artística como forma de sublimación. El borde del abismo, por el cual tiene apetencia el espíritu humano. Contemplar el vacío que nosotros mismos hemos creado.

¿Y si…?

Las otras Historias de una válvula.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s