Poema de Fin de mayo

Un mes más tarde de

la última semana del invierno

(que también fue verano),

miro

el modo en que la brisa acaricia la hierba

de fin de mayo

Hoy, sol

dorado en el aire de tweets

trémula bolsa de té

la gente sale, toca, sonríe

niños que saltan sobre camas elásticas

a 4000 km, tu cuerpo

tu sonrisa,

también un erizo despeinado.

Me diluyo en una definición abstracta

e intangible de la generosidad

suero emocional, quinoa.

Intento que el poema,

lo contenga todo:

coronas, catalinas,

intercambios, alegrías, pajas,

suspiros de eneamorados,

lo ZEN.

Dos cebollas sobre la mesa,

en una bolsa,

entre canciones italianas

y dos descaradas, agua caliente

Nuestra rayuela es honda

como un Peter Pan atado

al recuerdo de un blues.

Días ya,

y sigo sin añorar

el aullido,

sigo susurrando,

¡sigo vivo!,

entre flores y cactus,

respiro

el aire caliente

de camisetas y bancos

de bicicletas y gansos

de turistas miserables en calles cortadas

elfos

20:06

y casi todo por hacer

porque la vida no se para

así que mejor acabarse el té

y a hacer la cama

Hasta mañana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s