antesdespués

Antes

cansado de estar cansado (Xoel en Buenos Aires)

me levantaba por la mañana

y ponía radio3

a veces decían cosas interesantes

afuera el frío y la oscuridad

luego caminaba el estrecho trecho hasta el trabajo

hormigón y gravilla

y genotipaba escuchando la música más triste

viendo cómo se levantaban los aviones en las pistas

no soñaba

mis comidas, todas calculadas

igual que los días, control absoluto en listas interminables, irrealizables

al terminar la jornada compraba en el supermercado

y cocinaba y ponía música

escribía porque las entradas de blog las planificaba al dedillo

muchas sin alma, solo por rellenar

y Buenos Aires era solo el lugar donde vivía mi prima

Facebook y Twitter, el MARCA y El País

Actualizar, actualizar, actualizar

también me iba a correr para mantener en forma un cuerpo con alma enferma

y solía cenar pronto, y ponerme una película

sabía cuál en cada momento

igual que los libros, sesenta al año, no pares, no pienses siquiera un momento

de tanto en cuanto, me hacía un Skype

y me bebía una cerveza

pero nunca entre semana, por aquello del alcoholismo

oscuridad

me masturbaba mirando porno lésbico

corriéndome sobre el suelo liso

y luego leía hasta dormirme, apretando los dientes

con ansiedad

y esa era mi vida, esa vida sin alma

 

(Buenos Aires querido, son tus aires de nuevos amores)

 

Después

amanezco siempre cansado y ojeroso pero energético

sin saber en realidad si el día traerá una conversación trascendental

una foto sexy, una bossanova, un cuento inesperado

o simplemente un silencio que trabaje y me trabaje

no paro de pensar en si estoy siendo asertivo, comprensivo

en si avanzo como ser humano o me estanco de nuevo

pienso en eneatipos, en patrones de conducta, en feminismo, igualdad

y giro cada frase para saber qué es lo que el subconsciente

ha escondido en ella

qué partes de uno mismo son mejorables

(todas)

Empiezo libros que dejo mediados y no termino

escribo mala poesía sin cesar

y no recuerdo la última vez que fui a correr

pues el ejercicio lo hace mi alma

y entretanto trato de asumir las idas y venidas de mi paisaje emocional

(vamos, Xoel, dale)

Me atrevo a lanzarme a los caminos, como decía el chileno

y hago morir todas esas planificaciones porque las descubrí tóxicas

mis skype, caóticos

olvidé las redes asociales

y me importa un pepino si gobierna Trump o Perico el de los Palotes

por no hablar del fútbol

pretendo certidumbres las justas, pero las importantes

y me maravillo de olvidos que jamás habría tenido

le hablo a las plantas por las mañanas

y saludo al horizonte

y me masturbo mucho fantaseando bien

y corriéndome con libertad

También cocino lo que se me ocurre y cuando se me ocurre

sin listas

ahora vivo convertido en una llamita de vela

moviéndome aquí y allá bajo el influjo de las brisas imperceptibles

procuro ser amable con las personas

y me dejo echar de menos

y querer y llorar y cantar y bailar

durmiendo sin la férula y sin apretar los dientes

de la ansiedad, ni me acuerdo

y enamorado de la luna llena

que cada vez que se levanta me destroza

aúllo como los lobos

y esta es mi vida, con alma

 

(vete terminando, Xoel, que nos vamos)

 

Así que incluso cuando me siento triste, lo disfruto

así que incluso cuando no me siento bien, lo vivo

y doy gracias por vivirlo

por vivir mi vida

y no la de otro

doy gracias por vivir mi vida

y por vivirla caminando contigo

y no a rebufo de ningún condicionamiento externo

 

En el fondo,

todo era saltar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s