Haití

¿Cuánto mundo

escuchamos en el Haití?

La delicia

de los lugares improbables

Tras el gran pezón

y tú, Jara,

en aquel espigón

caminando hacia lo desconocido

como un albatros

Como pájaros

llegamos al Haití

y lejos del frío

de aquel invierno

que fue verano

corrió la música

igual que el vino de los romanos

de ti a mí a ti

y pasó el tiempo

muriendo el breve día

(curioso fenómeno cósmico)

En el Haití,

no había nadie más

y si hubiera

no le habríamos visto

solo nos comíamos con los ojos

Afuera los gemidos del viento,

dentro mi aullido

acallado

¿para qué gritar

si con un susurro

o un silencio

nos lo decíamos todo?

Sí, en el Haití

se dijo todo

con el lenguaje de la música

y con todo dicho

volvimos al nido

que nos vio desnudos

dejando que aquel verano,

simplemente,

jugase a eternizarse

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s