Un viaje familiar: reseña de Bilbao – New York – Bilbao, de Kirmen Uribe.

(también publicado en Hablando con letras, aquí)

Al enfrentarme a las primeras hojas de Bilbao – New York – Bilbao, de Kirmen Uribe, me atrapa una sensación familiar, que resuena como un eco con mi ascendencia emigrante. No tanto por el fenómeno de la emigración en sí, sino por el viaje personal que el autor vasco narra a través de toda su historia familiar, y que le hizo acreedor del Premio Nacional de Narrativa de 2008, en su debut como narrador.

Bilbao – New York – Bilbao transcurre en un vuelo entre ambas ciudades, a lo largo del cual Uribe desarrolla una narración en primera persona poblado de retazos de su historia familiar, recuerdos, cartas, poemas, documentos legales, anécdotas, historias de la tradición oral vasca, e-mails e incluso mensajes de Facebook, todo como parte de la investigación de una futura novela. Crea, de ese modo, un artefacto híbrido que es y no es una novela. Protagonista de su propio experimento, Uribe divide la obra en capítulos que marcan diferentes localizaciones geográficas por donde pasa el avión, pero esta división es ficticia, casi arbitraria (e innecesaria), pues el texto se ordena a la manera de un gran árbol, con un tronco central del que emanan ramas mayores y menores, conformando una fractalidad en la que, por momentos, es fácil perderse. Así, la historia va y viene sobre diversos motivos recurrentes, como el cuadro de Arteta, la triste historia de su padre o la del abuelo nacionalista pero también franquista, también historias de marineros y sus barcos, de islas perdidas en mitad del Atlántico. En realidad, todas estas historias secundarias giran en torno al proceso de búsqueda de sentido familiar de Uribe, personaje-autor y principal elemento cohesionador de una obra tan fragmentaria.

¿Es una novela? El debate sobre qué es y qué no es una novela dura ya décadas, pero Bilbao – New York – Bilbao se parece más a un proyecto autoficcional que a una novela. Además, quizá el debate sea completamente estéril, toda vez que la obra de Uribe debería incluirse en el cajón de las nuevas fórmulas, menos convencionales que la novela clásica, y que, no sin retazos de lirismo y ficción, se adapta a tiempos posmodernos y amplía, en cierto modo, el panorama de la narrativa. Ondea sobre la obra, constantemente, la duda de si el Uribe ficcional y el real son un calco, pero este esfuerzo extra no es necesario, pues el lector avanza tras haber firmado una especie de pacto silencioso con el autor, aceptando el artificio de la fórmula. Ya decía Cortázar (en un maravilloso exceso), que la obra es una vía de comunicación bidireccional entre autor y lector.

Bilbao – New York – Bilbao resulta emotivo y evocador, muy resonante con las historias familiares que todos tenemos. No en vano, la obra contiene un motivo fundamental, el de la vida como un viaje intra y transgeneracional, y la repetición subrepticia de esta idea mantiene la intensidad durante muchas hojas, hasta que la propia sucesión de anécdotas, sublimes en lo particular, agota la potencia mientras el avión de Uribe se va acercando a New York sin encontrar apenas respuestas a las preguntas fundamentales que plantea. Al tiempo, hay espacio para que Uribe explore el modo en que la sociedad se va transformando, de lo rural a lo urbano, y su nuevo encaje en un mundo globalizado; y, muy especialmente, se potencia la idea de la familia como espacio mental que abastece de traumas, anhelos, frustraciones, recuerdos, amor, un largo etcétera que dispara la imaginación y abastece la creatividad.

El estilo de Uribe en lo anecdótico, las sincronicidades y resonancias, resulta brillante, y aporta valor a una obra que, aunque quizá no perfecta, podría servir como claro ejemplo de que todavía existe horizonte en la exploración de la narrativa y la ficción.

 

Otras reseñas, aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s