Castilla, el mar

Castilla, el mar.

Terminan las horas de este día

con la luz

que nace a la lumbre

de una nostalgia difusa.

Ocaso

que entre las sombras que reparte

filtra sonrisas, caricias.

Palabras entrecortadas

a ciento cuarenta.

Alalá del espíritu,

monserga de los treinta.

De a dónde voy,

de que de dónde vengo.

Castilla, el mar.

Y en la superficie reflectante

lejana,

gente o siluetas de gente

o recuerdos de gente

transitando inanes,

poco más que espectros,

tiernos.

Castilla, el mar.

Una autopista sin fin.

Y de pronto, mis pensamientos

rodeando la poesía,

como un aire trémulo, caliente

las gramíneas ya secas.

Alalá del espíritu,

monserga de mí mismo.

Castilla, y el mar.

 

Otros poemas, aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s