Dos explicaciones para un mismo proyecto: Poema introductorio (I)

Quién me conoce, ya lo sabe:

salí inquieto.

Corro el serio peligro

de no ser capaz de estar en un mismo sitio

más de un par de años.

El cuerpo me pide campo si llevo unas semanas en ciudad.

Y en medio natural, me pide asfalto.

La vida de un nómada emocional, siempre buscando.

Amando

cada lugar que pisa mis pies,

y soñando con esa fantasía final:

entender la otra parte,

al otro.

Y la vida concebida como una canción que cambia,

como un viaje,

como en los versos de Ítaca:

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Salí inquieto

y tomo el cien por cien de la responsabilidad de mí mismo:

pensamientos, actos, emociones.

Si me veis corriendo por cualquier parte

es que sigo vivo

y ronroneando de placer

por todo lo que nos fue dado.

Así que,

con vuestro permiso (o sin él),

seguiré errando un poquito más.

¡Salud y revolución!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s