Santa Bárbara

Estoy seguro que nadie aulló esa canción

en la playa de Santa Bárbara.

Pero yo sí,

al tiempo que te susurraba amor,

ventrílocuo,

más un mensaje secreto en lengua imposible,

que para algo han de existir las runas.

Aullé,

enamorado del crepitar del tiempo,

y de su textura inflamable.

Será que las olas de mi espíritu

van y vienen,

y que como la marea,

ese día tocaba pleamar,

la luna de estos mares del Sur

acariciando mis cuerdas,

frotando paz en ellas.

Momentos mágicos que no se deben desaprovechar,

de modo que,

reconociendo no saber nada de poesía

ni del lenguaje lírico,

¡brindemos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s