Un deber sincero y permanente (Solzhenitsyn)

Si, como sostiene el humanismo, el hombre naciera sólo para ser feliz, no nacería para morir. Ya que su cuerpo está condenado a la muerte, su tarea evidentemente debe ser más espiritual: no el grosso involucramiento en la vida cotidiana, no la búsqueda de mejores formas para obtener bienes materiales  y su consumo libre de preocupaciones. Sigue leyendo

Anuncios

Algún día…

… me atreveré a escribir la otra cara de este video, en el que los ojos de esas mujeres (entre ellas, mi madre) cuentan mucho más que sus palabras; esa cara menos bonita y publicitaria, la llamaré, La cara B de una vida. Al tiempo.

Orgullo de mi madre

#DíaDeLaMujer

La cresta de esa nube

Teñida de dorado, la cresta de esa nube avanza como la proa de un galeón, arrastrando tras de sí la monumental mole del cuerpo al que pertenece. Hacia el Este, hacia Europa. Quién sabrá qué habitantes contiene todo ese vapor de agua, que palpita sobre la tierra y nos arroja a la cara nieve que es gomaespuma; nos arroja, también, un viento helado y paralizante, que congela los dedos con tan solo una caricia.

Sigue leyendo

El Ascenso (III): My city of ruins

III: My city of ruins

Las callejuelas del cementerio, estrechas y aglutinadas unas a otras como las del casco viejo de una ciudad medieval: oscuras, tétricas, vacías. Pienso, Tierra de huesos. Pareciera que las fachadas de los panteones se inclinan hacia delante, como a punto de caer, impidiendo que la luz se derrame en el interior de esos pasillos húmedos y de extraño olor dulzón. Mi padre no baja del coche. Imaginé el encuentro con la lápida de Sigue leyendo