En las islas del Oeste

El sabor dulce y triste de los últimos pasos (que, en realidad, no existen, nunca existieron).

La alegría del sol a destiempo: muere el verano; metáfora de idas y venidas.

Una larga calle lamida por el viento frío, la noche, algo sobrenatural.

Un paseo lleno de luz que aturde, a lo lejos las islas del oeste, centinelas en el océano.

Sigue leyendo

Anuncios