El centro de la Tierra

Mientras él brincaba sobre las rocas de una playa negra, saltando de piedra en piedra como una cabra, como si siguiese una senda que nadie más que él pudiera ver, ella le miraba sonriendo, escuchando el sonido de las olas sobre la arena gruesa, sonido de txalaparta, para terminar diciéndole: Desde luego, estás hecho para estar afuera, moviéndote, viajando.

Checoslovaquia ya no es un país – Cuento 5

Llega a Praga a media mañana. El aire fresco empieza a calentarse, y ella reconecta con una parte profunda de sí misma que goza la soledad. No siempre, ni en cualquier circunstancia. Pero sí en Praga, que no es Viena, que tanto significa para los dos. Praga es Praga, una ciudad que comienza a descubrir, abierta y monumental, inabarcable, orgullosa y atestada de turistas, entre los que vaga pendiente del murmullo humano, en ocasiones convertido en auténtico estruendo. Un viaje que avanza hacia su final. En el Sigue leyendo