Yemas

De España me traje yemas de Kalanchoe. Los indígenas la usaban, planta sagrada. Me la compré en pleno invierno gallego, y adoleció en su maceta, sin crecer ni menguar. Es la fascinante entereza de los vegetales. Standby. Cuando reventó a crecer, se volvió de una exuberancia contagiosa. Parecía brillar, y yo a su lado. Como digo, me traje unas yemas al Sigue leyendo